Letrilla del Amor Impaciente

Inicio > Poemas

Palomita blanca, blanca palomita,
que en lo alto vuelas,
dime si la has visto en algún lugar,
que he corrido el monte,
que he surcado el mar,
y en ninguna parte
la he podido hallar.

Busca, búscame a la amada;
busca, búscame al truhán
que en la noche oscura
la llegó a embaucar,
simulando amores
y promesas de altar,
y se la llevó al aleve
lejos de mi lar.

Busca, búscame a la amada;
busca, búscame al truhán.
Y, si los encuentras,
tráelos acá:
que a ella la perdono,
y a él lo he de matar.

© Manuel Antonio Alvarez Hernández.