La canción del Rueda-Rueda

Inicio > Poemas

Rueda, rueda la rueda.
La rueda rueda, voltea
y mi alma se tambalea
al vaivén de tu silueta.

Tu garbo airoso garbea;
tus caderas se cimbrean
y en el pezón de tus pechos
hay un reclamo de abejas.

Ojitos moros de Luna,
de Luna, Lunita media,
de ventanita entreabierta
en que tu pañolito asoma
como señal que me esperas.

No me llames, no me esperes,
niña de sangre agarena,
que oigo otras voces llamando
quedo, muy quedo a mi puerta.

Que ya nunca iré a tu reclamo;
que ya no me tendrás a tu vera:
Que por el río la Luna
se lleva mi rueda-rueda.

© Manuel Antonio Alvarez Hernández.