In Memoriam

Inicio > Poemas

Aquellas niñas que se hicieron novias,
que engendraron hijos y fueron abuelas
y que ya no están.

Aquellos niños que se hicieron mozos
y que, siendo padres, llegaron a abuelos
y que tampoco están.

Y este niño mío que también creció,
y que, como ellos, es padre y abuelo,
se ha quedado solo porque ellos no están.
Y en la soledad en que lo han dejado,
mala compañera para andar la senda
que hasta ellos va,
se siente perdido, sin norte ni guía
que le hagan llegar
al lugar ignoto en que ellos están.

Echadle una mano, viejos compañeros;
venid en pos suya que el Sol ya declina
y la noche amenaza con sus nubarrones
cegar el camino que le ha de llevar
hasta donde aquellos que se fueron viejos
han vuelto a ser niños para siempre ya.

© Manuel Antonio Alvarez Hernández.