¿Fue un Milagro?

Inicio > Poemas

Te vi en el cielo atado a la columna,
cuando al alba abría mi ventana.

Allá estabas erguido entre las nubes,
majestuoso, volviéndome la espalda.
Tu mirada perdida al infinito,
sin notar que arrobado te miraba
ansiando con fervor que a mí volvieras
un instante tu cara lacerada,
y que, en llamarada trémula de gozo,
tu mirada y la mía se cruzaran.

Y sentí deseos de volar al cielo
por llegar exigente hasta tus plantas
y, en alado serafín converso,
forzarte a que amoroso me miraras.

Era un amanecer gris, triste, de Otoño.
Y gris y triste se me quedó el alma,
cuando una nube me arrebató tu imagen
dejándome vacía la mirada.

¿Fue prodigio, milagro o fantasía
que idearon las fiebres de mis ansias
de en Tí hacerme luz y carne viva,
bebiendo hasta saciarme de tus agua?

Allá en lo ignoto se quedó el misterio,
cuando cerré de nuevo la ventana.

© Manuel Antonio Alvarez Hernández.