Buscando Recuerdos

Inicio > Poemas

Hoy he vuelto a la casa
que fue de mis abuelos.
Allí nació mi madre,
allí murieron ellos.
Su puerta, su ventana:
su rostro tuerto
permanece impasible,
fuera del tiempo.
De lo que en ella hubo
guarda silencio.

Ya dentro, en sus estancias,
salta vivo el recuerdo:
que allí jugué de niño
en su patio trasero,
que cubría una parra,
de la que aún queda un sarmiento
incrustado en la pared
que lo abrigaba del viento,
y bajo cuyo verde palio
se sentaba mi abuelo,
cuando llegaba cansado
de darle forja al hierro.

Y rememoro entonces
que en él crié un polluelo
que al cabo de los años
se me murió de viejo.
«Petronio» lo llamaba
por su porte altanero:
oro y plata su capa,
rubí encendido el yelmo.
Aún guardan mis oídos el eco
de su canto tempranero,
cuando el niño Sol lucía
sus primeros reflejos.
¡Y como lloré aquel otro día
en que me lo encontré muerto!

Hoy he vuelto a la casa
que fue de mis ancestros.
De lo que en ella hubo
no queda otro recuerdo que,
de la umbrosa parra,
su reseco sarmiento.

© Manuel Antonio Alvarez Hernández.